EL COSTO OCULTO DE LA ENERGÍA NUCLEAR

Por Haiman El Troudi

Mucho se debate en distintos ámbitos sobre la conveniencia o no de utilizar determinadas fuentes de generación de energía. Parece existir un consenso amplio acerca de los beneficios que suponen las fuentes renovables: recursos inagotables sin daño medioambiental.

Este consenso desaparece rápidamente cuando se habla de energía nuclear. Es una materia que genera fuertes controversias. En este artículo, Haiman El Troudi enumera las ventajas que destacan sus defensores basadas principalmente en los menores costos de producción, pero las rebate con una serie de variables que no incorporan en sus análisis.

EL ORIGEN DEL DEBATE

Sabido es que para garantizar el funcionamiento adecuado y el crecimiento sostenido de una sociedad resulta necesario contar con fuentes de generación de energía seguras. La energía es fundamental para el desarrollo: hace posible que produzcamos alimentos, que nos desplacemos, que fabriquemos productos, que disfrutemos de nuestro tiempo libre, ...
La energía es el motor indispensable que impulsa el crecimiento y desarrollo. Pero resulta necesario reflexionar sobre dos aspectos asociados con ello:

  • La escasez de recursos energéticos (principalmente petróleo, gas, carbón) que se agotarán en un futuro no tan lejano.
  • El impacto en el medio ambiente en todas las etapas desde su extracción y generación hasta su consumo que tiene incidencia sobre el cambio climático en el planeta.

Conocedores de esta situación, los estados y agentes públicos han intentado dar respuestas a los retos que plantea el agotamiento de los recursos y el perjuicio al medioambiente. Desde hace años asistimos a un sinfín de alternativas que pretenden dar respuesta al desafío planteado: mantener e incrementar el desarrollo social mediante la utilización de fuentes de energía que utilicen recursos inagotables y que, a su vez, no dañen el entorno.

"La planificación energética resulta clave en un contexto en el que se prevé el agotamiento de recursos y la necesidad de dar soluciones que sean sostenibles" afirma Haiman El Troudi.

¿QUÉ ES LA ENERGÍA NUCLEAR?

En este debate siempre ha estado presente la cuestión de la energía nuclear. Muchas veces se habla de ella a favor o en contra, pero desde una perspectiva sesgada.

La energía nuclear se produce en el núcleo de un átomo que es la partícula más pequeña en que se divide la materia. Dentro de ese núcleo hay dos partículas: neutrones y protones. La energía que mantiene unida a esas partículas es la energía nuclear. Con esa energía se puede generar electricidad, pero previo a ello hay que liberar la energía del núcleo. Para eso se utilizan dos métodos: la fusión nuclear y la fisión nuclear.

La energía nuclear se emplea desde hace muchos años para generar electricidad. Ello se hace a través de centrales nucleares. Estas instalaciones producen electricidad gracias a los reactores nucleares. Estos reactores producen una reacción nuclear controlada. Esas reacciones producen calor que es empleado en el ciclo termodinámico para mover un alternador y producir energía eléctrica.

"La fusión y la fisión nuclear son reacciones nucleares que tienen por objetivo liberar energía contenida en el núcleo de un átomo. Las centrales nucleares utilizan la fisión nuclear para generar energía eléctrica. La fusión es un proceso más complejo y no existen garantías de que una reacción de fusión se comporte de manera estable de forma prolongada" sostiene Haiman El Troudi

¿QUÉ DESTACAN SUS DEFENSORES?

Como hemos dicho antes, existen informes y referentes que defienden el uso de este tipo de energía. Dependiendo del contexto del análisis se hace hincapié en unos argumentos que más o menos son los siguientes:

  • La utilización de energía nuclear permite reducir el uso de combustibles fósiles (carbón o petróleo) para generar electricidad.
  • A menos utilización de combustibles fósiles, menores emisiones de gases contaminantes (CO2).
  • El humo que generan las centrales nucleares es vapor de agua, es decir, no daña al medio ambiente.
  • Con poca cantidad de combustible nuclear (generalmente uranio) se consiguen grandes cantidades de energía.
  • El coste del combustible nuclear es solo el 20% del coste de la energía generada.
  • Se obtiene un ahorro considerable en las labores de transporte, extracción y manipulación de combustible.
  • La producción de energía eléctrica es continua: una central tiene capacidad para funcionar el 90% de las horas del año.
  • A diferencia del petróleo, el combustible para generar electricidad tiene unos niveles de precios estables.
  • Es un tipo de energía que no depende de las condiciones climáticas (horas de sol, régimen de vientos, etc.).
  • Una producción continua facilita una mejor planificación eléctrica.

"El argumento central que esgrimen los defensores de la energía nuclear es su menor coste de producción" sostiene Haiman El Troudi

¿QUE DESTACAN SUS DETRACTORES?

Pero estos argumentos son cuestionados por un importante sector de la comunidad científica. Quienes cuestionan la utilización de este tipo de energía manifiestan una serie de inconvenientes específicos que surgen de ella.

  • La reducción del consumo de combustibles fósiles es una media verdad: su ahorro en generación de electricidad es muy bajo. El gran consumo viene dado por el uso del transporte automotor o el uso de motores térmicos.
  • La inversión para la construcción de una planta nuclear es muy elevada y dado la vida limitada que tienen, hay que recuperarla en poco tiempo. Así se incrementa el precio de la energía generada. La energía es barata en relación con los costes del combustible, pero si hay que sumar el costo de la planta nuclear, se encarece.
  • Una vez acabada la vida útil de los reactores, deben desmantelarse.
  • Al utilizar uranio como combustible se establece una relación de dependencia con el exterior ya que son poco los países que lo producen.
  • Los reactores nucleares funcionan mediante reacciones en cadena. Si los controles de seguridad fallan, se producirían cada vez más reacciones hasta el punto que sería casi imposible contenerlas.
  • Si bien los sistemas de seguridad son más sofisticados, el componente humano no puede asegurar una toma de decisiones apropiada. Chernobyl y Fukushima son dos ejemplos de ello.
  • Gestionar los residuos nucleares es complejo: tardan muchos años en perder la radioactividad y peligrosidad.
  • Sin duda, el uso que se le pueda dar a la energía nuclear por parte de la industria militar es un factor de riesgo latente.

"Sin duda, la energía nuclear trae aparejada una serie de perjuicios que superan con creces los supuestos beneficios que destacan sus defensores" señala Haiman El Troudi

EL COSTE DE LA ENERGÍA NUCLEAR

El coste real del desmantelamiento es crucial en el debate y en el futuro de la industria. Esto ocurre en un entorno donde las energías renovables se han vuelto más competitivas y con unos costes mucho menores. Por tanto, la construcción de centrales nucleares es cada vez más difícil de argumentar.

Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), 200 de los 434 reactores nucleares que hay en el mundo deberán cerrarse para el año 2040. Este cierre tendría un coste de unos 87.000 millones de euros. Sin embargo, varios expertos cuestionan esta cifra que no incluye el coste de eliminación de residuos nucleares ni su almacenamiento.

De los 90 reactores que se han clausurado en la Unión Europea recientemente, solo 3 de ellos (que son muy pequeños) han conseguido desmantelarse. Al resto le queda un recorrido que puede llegar a los 120 años. En ese período, los países tendrán que desguazar las centrales, gestionar el combustible utilizado y custodiar los residuos finales. Según la Comisión Europea, el costo de desmantelar las centrales será de 122.000 millones de euros, pero su gestión y custodia de residuos supondría 400.000 millones de euros adicionales. En total, hablamos de más de medio billón de euros.

"El desmantelamiento de las centrales nucleares supone un enorme desafío tecnológico y un gran esfuerzo económico que con seguridad los estados no pueden asumir" destaca Haiman El Troudi

EL COSTE POR MEGAVATIO

Todos estos factores no se contemplan cuando se introduce en el debate el argumento del menor coste del megavatio de energía eléctrica producido a través de centrales nucleares. En este cálculo no se incorpora el gasto de desmantelamiento, ni el de la eliminación de residuos ni el de su almacenamiento.

"El coste del magavatio producido a través de una central nuclear no contempla el gasto que debe afrontarse una vez que esas plantas hayan terminado su vida útil" comenta Haiman El Troudi

Los gobiernos están intentando alargar la vida útil de los reactores. Esto responde a dos cuestiones. Por un lado, son infraestructuras que ya están amortizadas. De este modo, suponen un negocio redondo para sus operadores. Y por otra parte, una vez que se decida su cierre hay que comenzar a pagar inmediatamente la factura del desmantelamiento.

Según Haiman El Troudi "no es que la energía nuclear salga barata, es que se está aplazando para el futuro uno de sus grandes costes."

"Considerando todas las variables de análisis advertimos que la energía nuclear no es rentable. No pueden presentar ninguna ventaja diferencial frente a las plantas de energía renovable. No resultan competitivas. Únicamente el apoyo de los gobiernos por cuestiones políticas permite que sean opción. Sin ese apoyo la electricidad generada a través de energía nuclear no sería viable."


La energía nuclear hace mucho tiempo que está en declive. Incluso, mucho antes que ocurriera el accidente de Fukushima, opina Haiman El Troudi. El año 2008 fue el primero de varios en los que no se puso en funcionamiento ningún nuevo reactor. Y en este momento, hay más reactores que se están previendo cerrar que los que se están planificando construir.

En el mix energético, la energía nuclear va perdiendo participación: desde el año 2010 la potencia instalada en energías renovables (solar, eólica, biomasa) supera a la energía nuclear.

Fukushima vino a confirmar que la energía nuclear supone un riesgo que es muy difícil de justificar por parte de sus defensores. Por ello, casi todos los gobiernos no contemplan ya este tipo de energía en sus planes estratégicos a largo plazo.

Casi un año después del accidente nuclear de Fukushima aún no se habían logrado enfriar los reactores averiados. Durante todo ese período de tiempo continuaron emitiendo radiaciones al exterior. Y una vez enfriados, el proceso que conduce a su desmantelamiento tiene un valor incalculable en términos económicos y es excesivamente lento. Se estima que puede llevar décadas.

Según varios expertos el accidente de Fukushima afectó de muerte la credibilidad de la industria nuclear. Y ha tenido consecuencias mucho más graves que el de Chernobil que afectó a un único reactor, mientras en este otro caso, fueron cuatro los que se vieron afectados.

Haiman El Troudi señala que"este accidente marcó un punto de inflexión que ha servido como impulso para el desarrollo de otros tipos de energías sostenibles."


Canal de Youtube Haiman El Troudi